VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.
Mostrando entradas con la etiqueta Poul Anderson. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Poul Anderson. Mostrar todas las entradas

lunes, 14 de noviembre de 2016

Poul Anderson

martes, 25 de noviembre de 2014

La Puerta De Los Cuchillos Volantes (Poul Anderson)

La puerta de los cuchillos volantes
Poul Anderson


De nuevo sin dinero, sin casa y sin dama, Cappen Varra se vistió de todos modos con sus mejores galas para meterse por entre la multitud que llenaba el bazar. Después de todo, hasta hoy, y durante algunas semanas, había formado parte —si no pertenecido— de la casa de Molin el Hachero, hasta el punto que había sido capaz de ingeniar. Además de la adorada presencia de Danlis, había recibido una generosa recompensa del sacerdote-ingeniero cada vez que cantaba una canción o componía un poema. Esa situación había cambiado repentina y terroríficamente, pero aún llevaba una brillante túnica verde, una capa escarlata, unas calzas color canario, medias botas de suave piel ribeteadas en plata, y un sombrero adornado con una pluma. Aunque dolido naturalmente por lo que había ocurrido y lleno de temores por su amor, todavía no veía ninguna razón para vender su atuendo. Podía conseguir suficiente dinero de otras formas como para sobrevivir mientras la buscaba. Si era necesario, como lo había sido otras veces antes, podía empeñar el arpa que un orfebre estaba redecorando en aquellos momentos.

Duelo En Syrtis (Poul Anderson)

Duelo en Syrtis
Poul Anderson
Duel on Syrtis, © 1951.

La noche entregaba su mensaje, nacido a muchas millas de aquella soledad, llevado por el viento, repetido por los líquenes y los árboles enanos, transmitido de unas a otras por las pequeñas criaturas que se escondían bajo las peñas, en cuevas, o a la sombra de las móviles dunas. Sin palabras, pero despertando un obscuro impulso de miedo que repercutía en el cerebro de Kreega, corría la advertencia:
—Están cazando otra vez.
Kreega se estremeció ante una súbita ráfaga de viento. La noche profunda lo rodeaba por todos lados, desde la férrea amargura de las colinas a las resplandecientes y móviles constelaciones, a años luz sobre su cabeza, y advirtió que sintonizaba sus temblorosas percepciones con la maleza, con el viento y con las pequeñas plantas ocultas a sus pies, al dejar que la noche le hablara.

viernes, 31 de octubre de 2014

El Saqueador De Estrellas (Poul Anderson)


Los imperios comienzan de una manera extraña..., uno de ellos surgió de un motín que se produjo en una nave de esclavos gorzunis.