VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.
Mostrando entradas con la etiqueta Theodore Sturgeon. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Theodore Sturgeon. Mostrar todas las entradas

lunes, 16 de febrero de 2015

Venus Más X (Theodore Sturgeon)


martes, 25 de noviembre de 2014

Pomada Azul (Theodore Sturgeon)

Pomada azul
Theodore Sturgeon
Blue butter

No había oído nada semejante en mucho tiempo. Me acerqué a su laboratorio y golpeé en la puerta: bip, bip, bam, bam.
-¡Eh, pasa!
Era la voz de Stromberg, que añadió mi nombre.
Hacía treinta y ocho años que conocía a Stromberg y, a pesar de ello, aquel reconocimiento instantáneo de mi forma de golpear a la puerta, aquel inmediato ¡Eh, pasa!, era algo de lo que me sentía muy orgulloso. No sé cómo me habré ganado semejante distinción. Por un tercero me enteré cierta vez de que a Stromberg le gustaba mi compañía porque podía hablar conmigo acerca de cualquier cosa, de todo aquello que mantenía ocupado aquel gran cerebro suyo: física, química, pintura, música, electrónica, poesía, cocina, amor, política, filosofía, humor. Aquella tercera persona estaba equivocada. Stromberg podría hablarme a mí de todos esos asuntos. No conmigo. Nadie podía hablar con él de esas cosas. De todas esas cosas.

viernes, 31 de octubre de 2014

El Monumento Atómico (Theodore Sturgeon y Alden Lorraine)


Antonio Vázquez, el físico-filósofo, abrigaba la noble pretensión de que si creaba, por medio de una bomba atómica, un gigantesco cráter radioactivo, en un territorio desierto de México, tal cráter habría de servir como advertencia para el mundo, en las centurias por venir. Suponía que semejante recordatorio viviente del tremendo poder de la bomba atómica, habría de servir como freno a los hombres-bestias que anhelabann desatar en la Tierra sus instrumentos diabólicos de destrucción y conquista.
Hizo explotar en secreto su formidable super-bomba.

jueves, 30 de octubre de 2014

El Miedo Es Un Buen Negocio (Theodore Sturgeon)


Las Fuerzas Aéreas americanas aseguran que si continúa vivo el fenómeno de los OVNIS es a causa de los autores de ciencia-ficción, que lo han convertido en un buen medio de éxito y dinero. Se comprende la acusación puesto que 1) la mayoría de la gente tiene un concepto muy superficial de ese género literario, como de revista infantil ilustrada y 2) la, mayoría do los libros baratos acerca de los platos voladores parecen ciencia-ficción barata. Sin embargo, la realidad es que, excepto un libro en contra de los OVNIS, cuyo coautor era relativamente conocido en el mencionado campo, ninguna de las obras que de ellos tratan se debe a alguien que tenga cierto prestigio en la ciencia-ficción. Pero, no obstante, la oportunidad existe y el "héroe" de Theodore Sturgeon se basa no desacertadamente en varios de los especialistas en OVNIS que con ese tema han conseguido buenos ingresos durante los últimos quince años.

La Cueva De La Historia (Theodore Sturgeon)


Vamos a especular un poco acerca de los visitantes que vio Ezequiel. Si eran extraterrestres, parece lógico que quisieran saber los adelantos que, a lo largo de los años, hacían los habitantes de Sol III. Ciertos aparatos de observación, diseñados para reunir una gran variedad de informes, construidos para durar siglos sin llamar la atención y dispuestos para comunicar cuando los datos recibidos confrontasen con las instrucciones programadas, podían encontrarse ya en nuestra órbita. Theodore Sturgeon nos sugiere aquí que tales aparatos no tienen necesariamente que encontrarse en órbita y sus objetivos quizá no sean los que imaginaba el doctor Bracewell.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Theodore Sturgeon

Theodore Sturgeon

Tellero Bo (Theodore Sturgeon)

Para muchos, este relato de Theodore Sturgeon es la fuente de todos los cuentos sobre tiendas raras..., y seguramente lo es de gran cantidad de ellos. Parece imposible publicar una antología de este tipo y no incluirlo. Dejaré que el relato hable por sí mismo (y por los mágicos días de la mágica revista Unknown, más tarde Unknown Worlds) y reconoceré que mi favorito entre los cuentos de Sturgeon es La otra Celia, y que me extraña personalmente que La otra Celia no sea no sólo más famoso, sino universalmente más conocido. En cuanto al mismo Theodore Sturgeon, forma parte del pueblo mágico. En cualquier parte que haya estado su morada, habrá humo de enebro y el sabor y el aroma de manzanas silvestres. Él forma parte del pueblo mágico, es él quien entreteje el círculo.